lunes, noviembre 01, 2010

Spare time

Me cuesta acostumbrarme a tener tanto tiempo libre.
Después de 180 y pico días de trabajo, dos días libres (feriados) son demasiado.
El día se me hace eterno.
Ordeno, limpio, cocino, tejo, hablo por teléfono, me tiño el pelo, voy al súper, estudio italiano, coso, veo tele, veo pelis, veo series, no leo porque no tengo qué leer, saco cuentas, actualizo agenda, escribo, doy clases, escucho ópera, duermo...
Y me sobra el tiempo.

Será cuestión de acostumbrarme. Seguro que no tardaré demasiado.

7 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Es así!

Los primeros días no sabés qué hacer, después te acostumbrás... demasiado... porque después cuesta retomar el ritmo de trabajo!!!

Disfrutalo!

Papá dijo...

¡Te envidio! No sé qué es tener dos días seguidos absolutamente libres desde hace años...

Flor dijo...

ALI

Si vieras las cosas que "estoy poniendo a punto" (limpiando ventiladores, estufas, ordenando placares, etc.) Poco a poco, pero voy haciendo.

Flor dijo...

PAPÁ

Yo libres, LIBRES, no los tuve porque ayer di clases, pero ese es otro tipo de trabajo.

Papá dijo...

Está bien, Flor. Quedó claro. Pero en mi caso, son tantas las cosas que debería hacer en un "día libre", que jamás podría llegar a darme cuenta que lo tuve.

Lau dijo...

Que bueno ... disfruta!!!!!

Popo Desdémona dijo...

¡Qué envidia!