viernes, octubre 01, 2010

Ya no queda nada.

Comienza octubre, y llevo 5 meses trabajados, lo que equivale a 153 días, de corrido, sin parar.

Este año se me hizo más leve que el año pasado, y que el anterior. Quizás fueron las reformas en el laburo, la compañía, la ausencia de visitas en casa, el no haber ido a la playa ni salido de noche, el haber dormido siesta -especialmente en los meses duros-, el tener sólo una alumna por las tardes (aunque viniera todos los días)...

El verano pasado tomaba tiras de ibuprofeno porque me dolía la cabeza (a causa de la contractura) o la espalda. Este año, no debo haber tomado más de 4 o 5 pastillitas en todo el verano. Aquí creo que tiene que ver el reiki que ha producido muchos cambios en mí. Estoy más centrada, más relajada, más positiva, más hedonista.

Me queda sólo un mes y sé que los días se me pasarán volando.
Tengo tantos planes para el invierno que no sé de dónde sacaré tiempo para hacer todo lo que pretendo.

2 comentarios:

Lau dijo...

No sabes lo que me gustaria poder tener siesta aca en buenos aires!!!
disfruta!
besos

Flor dijo...

Bueh, yo le llamo siesta pro era a eso de las 18/18:30. Antes no podía.

Por suerte ya no duermo.