sábado, octubre 09, 2010

Mi jefe

Había una vez un canasto, muy mono, medio lila medio lavanda, en mi laburo. Mi jefe solía poner plantitas dentro.

Después de 4 años, el pobre ya no daba más. Era un asco. Deformado, desteñido, inmundo.
Tomé valor (tocarle las cosas a mi jefe es de valientes) y lo llevé al patio, fuera de la vista de los clientes y a modo de mensaje subliminal.
Llovió y se empapó. Él lo metió en el baño para que se secara. Yo lo volví a sacar al patio para limpiar y que los clientes que van al baño no lo vieran. Lo volvió a entrar. Lo volví a sacar. Esta vez ya lo puse sobre una caja que iba a la basura. Lo colgó en el perchero del bañooooo!!!

No aguanté más, lo llevé a mis vecinas para que me dijeran si yo era exagerada. Opinaron que el canasto era un asco, que ni al perro se lo ponían.
Juntamos valor y lo metimos en el basurero de la calle (para ocultar pruebas)
De momento no me ha dicho nada. Se habrá dado cuenta???

PD: Tendría que haberle sacado una foto. Era un puema.

5 comentarios:

Papá dijo...

La relación de los hombres con las cosas es muy distintas a la de las mujeres. Poco más de veintitres años de matrimonio me permiten opinar. Siempre le decía a mi esposa, "cuándo me va a llegar el turno a mí, cuándo te vas a aburrir y me vas a cambiar por otro". Pobre. El destino nos jugó una mala pasada.

Creo que la tuya fue una decisión apresurada. Las mujeres tienen un buen poder de convencimiento sobre los hombres. La eliminación de ese canasto debería haber sido una decisión consensuada, sin mensajes subliminales o tácitos.

Yo, en tu lugar, me pondría a buscar trabajo. O a agradecer que no soy tu jefe...

Flor dijo...

Naaaaaa, hice lo correcto y evité discusiones. A ver cuánto tarda en darse cuenta.

Alicia Seminara dijo...

Se encariñó el hombre... :D

Ela dijo...

jajaja si es como lo describis, yo lo uhbiera prendido fuego hace muuuuucho

Ceci dijo...

Hiciste bién! Los hombres no tienen la medida de esas cosas. No se dan cuenta de que si tienen una oficina y van clientes tienen que tener unas tazas decentes donde servir café por ejemplo. Y una bandejita para no tener que hacer varios viajes hasta la cocina llevando tazas y la azucarera si justo son mas de dos los clientes. O poner siempre una tolla limpia en el baño...en fín.
Te dejo un beso grande y suerte con la eco