sábado, septiembre 25, 2010

Cuestión de energía.

El jueves me desperté y lo sentí cerca. No sé, una sensación extraña, casi una certeza.
Se lo conté a Cati, intenté explicárselo. Claro, era rídiculo, y se me rió. Ellas siempre se ríen cuando hablo de él, no me creen.

Hoy en el laburo, mientras acomodaba los elementos aprovechando que había dejado de llover, apareció. Sí, así, de repente. En realidad vi a M y morí de felicidad. Quién estaba detrás? Él, sí, él. Un día viernes, impensable. En Bcn era fiesta, por la Mercè.

No pudimos conversar gran cosa, le entregué a la niña y salí corriendo porque se largó un diluvio. Tuve que lidiar con lo trastos y terminé empapada.

De ahí en más nos vimos varias veces pero tuve taaaanto laburo que, fregona en mano, hablamos poco y nada.

3 comentarios:

Julieta dijo...

Muy linda entrada! yo te creo que lo viste, de verdad-

Flor dijo...

Noooo, sí vino, ellas también lo vieron. El tema es que yo había presentido que vendría (aunque aún no tocara y menos un viernes)

Por no dar detalles no se entendió nada :)

Rossana Vanadía dijo...

no entendí mucho pero... :)