martes, diciembre 15, 2009

El miércoles 9 tocaba banco. Yo pedí acompañar a mi abu. Por suerte los bancos nos quedan abajo.
Me levanté temprano, con suuuumo esfuerzo, y procuré que esté lista para antes de las 11.
También nos acompañó Delicia, la señora que la cuida de lunes a viernes durante el día.


En la mismísima puerta del edificio nos encontramos con mi hermano. Él se apropió de mi abu y la llevó hasta el Macro (creo que se llama así) Delicia y yo, de adorno. Nos dejó ahí. Retiramos la boleta ncesaria para que le depositen la jubilación.


Al salir, estaba el nietito preferido en la puerta del edificio de al lado porque tenía una reunión de trabajo. Como también venía Vir, aproveché para esperarlo y saludarlo.


Cruzamos al Banco Nación a cobrar la caja compensatoria. 160 y pico pesitos de morondanga.
Cuando terminamos los trámites, tomamos café en el Patio Español. Mi hermano también vino porque ya se había desocupado.


Mercedes venía a comer a casa pero estaba demorada así que me fue a lo de Bela a cambiar unos eurillos que ya andaba necesitando (culpa del cautiverio, hacía una semana que sobrevivía gracias a la caridad de mis hermanos)
Conocí la nueva empresa de Belén. Pulgar para arriba y pecho hinchado de orgullo. Se lo merece.


Comimos tarta de brócoli (exquisita) que muy amablemente nos invitó Sofi.

Meti me pidió que le tirara el tarot así que improvisamos en la cama de hermana menor, porque el living estaba ocupado. Impresionante. Le describió su pasado y su presente con lujo de detalles. Nos quedamos duras.


Tomamos el en el Ateneo. Se nos unió Soli, que salía del hospital.
Meti tuvo que irse a un velorio así que yo acompañé a Solange a buscar unos regalitos (señaladores de alpaca grabados, como los que nos regalaron a nosotros las dueñas del cole) para hacer un homenaje a los delegados de los autoconvocados (profesionales de la salud)


A la noche no salí, por fin me quedé en casa.


PD: Hoy no hubo fotos :-)

2 comentarios:

Genín dijo...

Te veo cargando pilas de familia, sobre todo de tu Abu, y haces muy bien...
Besitos y salud

el Rafa dijo...

Debo reconocer que yo soy un descastado que no disfruta de la vida familiar... aunque la verdad a veces lo envidio.