domingo, diciembre 06, 2009

Domingo 29, llegada a Tucumán.
Así se veía el amanecer desde el bus:

El viaje fue fantástico. Llevaba tantos días casi sin dormir que no abrí ojo en toda la noche gracias a la pastillita mágica de Ed: 1/4 de Alprazolam 2 mg.
El bus estaba aparcando en la terminal a las 8:50, la hora prevista, ni un minuto más ni uno menos.
Al bajar estaban mi hermano y mi hermana esperándome. Cogimos mis cosas y salimos.
Todavía no hacía calor, pero estaba húmedo.
Paramos en la plaza a comprar facturas/medialunas/tortillas para el desayuno.

Dejé el equipaje en lo de Sofi y me crucé a lo de mi abu.
Estaba esperándome despierta. Bueno, en realidad, su nietito se le había metido en la cama a molestarla desde las 6 am, cuando volvió de una fiesta.

Tomamos unos mates y nos quedamos en la mesa toda la mañana.
Además de los humanos, teníamos dos invitados: uno bípedo y animado, Paquito, el canario y una cuadrúpeda inanimada: Sarita, la muñeca que le regalaron a mi abu cuando tenía 3 años y medio (según ella, claro)

Como era 29, Claudia (la señora que cuida a mi abu los findes) se ofreció para hacer ñoquis.
Aquí tenemos a mi abu con su nietito jugando a aplastarse ñoquis en la cara/cabeza/pelo.

Antes de comer llegó mi mamá y nos quedamos de gran charla mientras los demás se ocupaban de todo.
Aquí, los ñoquis del 29...

Estaban delicioooosooooss!! Con salsita y queso. Abajo de mi plato, un billete de 2$. No sé el significado (ni tengo tiempo de buscarlo) pero no perdí la oportunidad de poner el dinerito :)

De postre yo había pedido sandía pero mi hermano quiso, además, flan de leche condensada.
Un manjar hecho por las expertas (?) manos de mi hermanita:
Después de comer nos acostamos a la siesta un ratito.
La temperatura se hizo notar y tuvimos una hermosa sensación térmica de 44º. Leeeeendoooo!!! aunque reconozco que ni me enteré.
A la noche se desató una tormenta impresionaaante. En el 12º el viento era una locura. El agua se colaba por las puertas de la cocina (la del balcón y la del palier) con muchísima fuerza. Con mi hermana estábamos fregona en mano.
Al final nos acostamos tardísimo.

5 comentarios:

Pachu dijo...

que lindo que estés en casa!!!!!!
adoré a tu abuela!!!

Constanza dijo...

te drogan, te dan de comer esos ñoquis obscenos, y te llenan de amor y mimos?
yo quiero un viaje así, sabelo.
divina tu abu, y esa muñeca.. un sol.

seguí pasándolo así. viste que el calor ni lo sentís? si lo estás pasando de puta madre!!! besos flor!

Isol dijo...

Que lindo Flor!!!! ya estás aqui!!!!!!!
Lo del billete es para que te traiga plata y tampoco se porque es! Me alegra mucho que estés por Tucumán espero verte! te mando un abrazo y te deseo que todos los días aqui sean excelentes!!!!!!!!!!!!!!!1

Maria Laura dijo...

a noooo esos ñoqios bie merecen un viaje!!! que tentacion nena...y que hermsoo el cielo de Tucu ... besote disfrutaaaaaaaaaaa

Genín dijo...

Pues el contraste de temperaturas cuando vuelvas va a ser tremendo, ya puedes tener un plan para abrigarte cuando llegues y cuidarte mucho del frio...
Besitos y salud