lunes, enero 14, 2008

Lo del Menorca fue, llamémosle, patético. Todo iba taaaan bien hasta...hasta que salí al balcón a hablar por teléfono. Regresé cuando empatábamos a 73 (si mal no recuerdo) y faltaban 17 segunditos. El final??? Bueno, sí, pues ese...

Ayer fue uno de esos domingos guays. Un día espectacular, solcito pero con brisa. Partido, comida, diarios, siesta, dictados de catalán (estoy podrida de estudiar!!!)

Hablé con Tx al mediodía y a la noche, sin contar la tracalada de sms. Ya sólo faltan 4 días!!! Ayer, el muy estúpido, me confesó que lo del desayuno había sido una broma. Para matarlo!!! Y yo que estaba taaaan asustada con sus rasgos de desequilibrio...
Me hace bromas cada dos segundos, ya me tiene mareada, me enfado, y luego me desenfado. Es un niño, soy su niña, su cielo, su amor, su princesa y su reina, su txiquitina, su cosita linda, su gordi/gordita/gorda, su bichilla, su pequeña cajita de sorpresas, su cochinilla, su pequeña, etc., etc., etc...

No hay comentarios.: