miércoles, septiembre 05, 2007

Ayer hacía una evaluación sobre mi verano.

No logré sacar más que un "momento para recordar": el paseo en barca. Fue espectacular, super emocionante. Lamentablemente después le sacaron el encanto con un comentario imbécil, traído de los pelos.

Dejando de lado la visita de Sofi, el resto fue todo trabajo, obligaciones. No me quejo por eso, al contrario.
Nunca fui a la playa, ni salí de excursión, ni nada. El spinning me ocupa las tardes libres.
Por suerte, en la cala, el ambiente es bastante agradable. Parece que me ven como un teddy bear porque me piden abrazos, me hacen mimos, me tocan los michelines, me dicen que me echan de menos cuando no voy y están muy tristes porque no estaré el año que viene (o al menos es lo que me dicen, jejej) Cosas extrañas, sólo lo hacen conmigo. Será que inspiro ternura.

Ayer abrí a las 7 pero tuve que cerrar a las 8:30 porque lloviznaba y se mke mojaba todo. Una pena.
Volví a casa y vimos Hermanos y detectives. El hermanito es divino!!

No hay comentarios.: