jueves, enero 19, 2006

Déu meu!!! Si ayer estaba cansada hoy aún lo estoy más. No paro ni un segundo. No puedo ir al super, ni limpiar mi casa, ni cocinar, nada de nada.

Esta mañana acompañé a B a hacer compras al centro.
Antes pasamos por un cliente.
Farmacia. Perfumería. Óptica. Ropa y más ropa. Bazar. Óptica nuevamente. Cafecito.
Buscar a p de lo de Toni.
A casa a comer y salir volando (tanto apuro que, por volver corriendo a asegurarme de haber dejado apagada la estufa me caí en la escalera y me hice bolsa la rodilla) a Ferreries a dar clases. Qué pereza de conducir!! (que yo llegue a pensar ésto ya es grave) Farmacia. Panadería.
Control de stock.
A comer en el puerto.
Volver directamente a bañarme. Preparar ropa y mate para la excursión de mañana. Hablar por tel. Un poco de internet. Ecuaciones. Intentar permanecer despierta hasta Vientos de agua.

Sofi me envía un mail contándome que tuvo visitas menorquinas: Marc, Belén y Leandro. Ahora ya partieron para el norte (de Arg)

Mi abu se sintió mal y tuvo que pedirle a un desconocido que la acompañara hasta su casa. Se pasó el día llorando del susto (y de tener que enfrentarse a su inminente fragilidad debido a su edad) pero tuvo que parar cuando llegó mi hermano con la noticia de que cuando llegó su novia de vacaciones lo mandó a freir espárragos. Ahora el que lloraba era ese pobre hombrecito de 32 años y sin un pelo en la cabeza. Mi abuela le dijo que fuera a su casa a que ella lo mimara y le hiciera unos mates. Parece gracioso...pero no lo es. Mesquinet! Se me parte el alma de sólo imaginármelo.

No hay comentarios.: