lunes, marzo 07, 2005

Bueno, lo del Casino fue agotador, 7 horitas de ná, pero muy divertido. Había una fiesta de gente *joven* (treinta y pico) que se lo pasaron genial. Menorquines en su mayoría, pero también italianos (que no paraban de hablarrrrr) y al menos una brasilera (yo conversé con ella en la barra).
Mientras me encargaba del lavavajillas escuchaba todo y me divertía mucho. Volví a casa reventadísima, tipo 4. Me quedaban 5 horas para dormir pero no había tenido en cuenta que la vecina de arriba y una amiga se reirían como enajenadas y correrían muebles o no sé qué. Parecían dos niñas. El marido de una de ellas les gritaba: "basta ya que hay gente que quiere dormir". Siguieron un rato más y se callaron.

La busqué a Ester a las 11. Yo iba tranquila porque ella se sacó el carnet y condujo durante un año hasta que tuvo un incidente que la traumatizó un poco. Todo fue bien, con un poco de práctica...

Dormí la siesta hasta que me despertó el teléfono para ir a lo de J, N y C. Al principio dije que no, que tenía muchas cosas para hacer en casa, pero después me arrepentí y partí.

Hablé con mi abu y mi hermano. Estaban encerrados con aire acondicionado, ventilador de techo y ventilador de pie. Qué exagerados!!! Ella está fantástica, él sigue mal de la pierna, nunca más volvió a abrir la heladería (desde hace unos 2 meses) Además de fisioterapia está yendo a un médico que hizo un master en quiropraxia en USA. Está mucho mejor, ya puede caminar y ha disminuído notablemente la medicación. En fin...

No hay comentarios.: