domingo, enero 30, 2005

Hoy fue un domingo atípico pero estuvo muy bien.

Me levanté con la idea de ir a Cappuccino sola pero, chateando con Euge, al final decidimos ir juntas. Gisela, a quien yo no conocía, se unió a nosotras.
Llegó quien tenía que llegar y a la hora indicada :-)

Me llamaron para ir al Casino de friegaplatos. Eran 70 personas.
Una tarea que imaginé horrible resultó pareciéndome divertida (?). Las 3 1/2 horas que estuve trabajando pasaron volando. Mi tarea fue recompensada con un exquisito panqueque de dulce de leche... yummi, yummi (además del dinero, of course)

A la salida pasé por lo de mi hermana y después me vine a casa.

Hablé con Myriam, que me había llamado al mediodía.

No hay comentarios.: