miércoles, enero 12, 2005

Ayer recibí un mail muy triste de mi hermano en el que me contaba que debido a una gran tormenta que hubo el domingo en Tucumán se quedó sin luz en la heladería durante 12 horas y perdió TODO lo que tenía.
Me dio una pena terrible. Cuando parece que iba a repuntar va y pierde todo.

Hoy, mientras repartía cartelitos buzón a buzón, se me acercó un señor para preguntarme si era yo la chica que me ofrecía. Él tiene su papá mayor y no le gusta que se quede solo. Sin embargo, el buen hombre no quiere saber nada de que lo cuiden. Dijo que verá si puede convencerlo.
Al terminar la conversación que no duró más que unos segundos se me llenaron los ojos de lágrimas. Me emocioné ante la posibilidad de que surgiera algo.

Ya sé, soy una exagerada, pero no tener trabajo debido a algo tan injusto es horrible. Quiero sentirme útil, necesito sentirme útil.

Dentro de un rato me voy al almacén munida de 5 trampas y quesito, mmmm. El problema se me va a venir encima cuando tenga que sacar los ratones de las ratoneras, puajjj, no creo tener el valor para hacerlo, ya veremos.

No hay comentarios.: