miércoles, diciembre 08, 2004

Por suerte estoy bastante mejor de ánimo. Yo sabía que lo peor iba a pasar rápido.

Ayer fui a natación y de allí a Extranjería a averiguar sobre la posibilidad de cambiar mi permiso de trabajo. Me fue relativamente bien. El tema es que yo ya me siento más de aquel lado del charco que de éste.

Yo sé que mi situación laboral podría llegar a cambiar, eso no es lo que más me preocupa. Si logro hacer un cambio de permiso, trabajo no me va a faltar. Pero, no va a ser de mi profesión. Podría llegar a trabajar en alguna asociación, pero a mí me gusta la clínica, el consultorio y eso es lo que es muy difícil aquí.

Lo que sí no puede modificarse es mi situación social, el tema de las amistades. Aquí la gente tiene un concepto distinto de amistad del que tengo yo. Además, no encuentro gente con la que me sienta cómoda, a las que perciba como pares.

Irme a la península sola ya está descartado. No tengo fuerzas para eso.

No hay comentarios.: