viernes, diciembre 10, 2004

Pasé una espantosa tarde/noche de miércoles. Para tratar de estar mejor hablé con muchas personitas que quiero mucho, lloré intentando desprenderme de la tristeza que me invadía, me prestaron oídos y hombros (virtuales) Todos estuvieron ahí, bancándome. En estos momentos es cuando uno realmente se da cuenta de lo querida que es.

Ayer a la tarde fuimos con mi hermana al contable. Ella tenía que consultar unas cuestiones, yo aproveché para preguntar acerca de una serie de papeles que me piden para darme de alta. Salí bastante contenta. Él, un divino total. Qué agradable es cuando encontrás a alguien que atienda bien!

Hoy aprovecharé para ir al gimnasio a hacer algo de cinta, bici, etc.

Ayer pegué cartelitos de canguro y repaso, ojalá llame alguien.

Acaba de empezar a llover :(

No hay comentarios.: