sábado, diciembre 25, 2004

Ayer, o antes de ayer (aún no pude averiguarlo bien) murió mi tío abuelo Federico Austerlitz. Esta madrugada, sobre la 1:30 a.m., cuando volvíamos de cenar, mi hermano nos llamó para decirnos que estaban regresando de la ciudad donde vivía mi tío, no sabemos si del velorio o del entierro. Llamaba desde el móvil y no se escuchaba nada. Intentamos comunicarnos pero las líneas estaban saturadas. Esta mañana, igual. Me metí en la web del diario de mi ciudad para ver si en los avisos fúnebres lo decía, pero claro, hoy no había diario.
Una noticia muy triste para el día de Navidad pero al fin y al cabo fue mejor para él ya que estaba enfermo de Alzheimer desde hace años.

Ayer lo pasamos muy bien, agradable, tranquilo. Me hicieron cuatro regalos, tres muy lindos y otro...un poco raro, pero bueh...

Esta mañana salimos con papá a caminar por el puerto, aprovechando que aún no ha llegado la ola de frío polar a la isla.
Fuimos a aspirar el coche (siempre me hace lo mismo, me lleva para que lo ayude)
Pasamos por lo de Javier, Nathalie y Charlie a saludar.
Después me dejó en lo de Mariana, donde nos reuníamos todos a comer. Yo no comí nada salado pero no pude controlarme frente a la torta y el turrón.

No hay comentarios.: