jueves, noviembre 18, 2004

Slow and steady pace wins the race

A esta frase me la escribió mi hermana (la teacher) mientras hablábamos de mi peso. Es que esta semana no he bajado nada, pero no me importa en absoluto. El organismo reacciona al shock que tuvo y ésta es su manera. Además, servirá para que no me relaje con la dieta ni con la actividad física.

Hoy acompañé a mi padre y a un amigo a tirar unas pelotas de golf. Lamentablemente, el intento se vio frustrado porque la tramontana se cargó los postes y las redes. No tuvimos otra que irnos a tomar café a Cappuccino, al solcito. Eso sí, casi me matan con sus cigarrillos. Me dio una alergia impresionante, parecían dos chimeneas de ingenio azucarero.

En Malbuger hay un gimnasio nuevo que está bárbaro (para lo que se encuentra por la isla, of course) Papá y Javier ya se anotaron para ir la semana que viene a probar. A mi viejo le va a venir bárbaro para cansarlo un poco, que de paso se relaja, jejej!!!

No hay comentarios.: