martes, octubre 05, 2004

Se supone que entre hoy y mañana tendré el resultado del helicobacter. Recién a partir de ahí podremos fijar una fecha de operación. Si todo sale bien, me imagino que este finde estaré viajando a Buenos Aires. Sino, serán 10 días más (lo que dura el tratamiento para eliminar la bacteria)

Seguimos con el día a día...

El miércoles fuimos a Casa Mayor con Lu. Estuvo re-lindo porque pudimos conversar sin apuro. Germán G.H. se sentó en nuestra mesa y nos pusimos a charlar.
Germán es un amorcito de mi adolescencia. Siempre me encantó. Ahora anda bastante perdido.

El jueves vinieron Solana y Mercedes a tomar el té. Mi hermano cayó de sorpresa!! Después nos llevó al centro. Dimos unas vueltas y terminé comiendo en lo de Soli. Meti se fue a su casa porque no se sentía bien.

El viernes a la mañana hizo un día espectacular. Decidí tomarme un ómnibus e irme a Marcos Paz a hacer un trámite del carnet de manejo. Después me fui al centro. Gracias a que me equivoqué de autobus me encontré con Paqui. No lo vi nada bien. Comí en lo de mi mamá y a la siestita nos fuimos a tomar mate a lo de Solanita (no Solana). Mientras ella hacía una escultura, Sofi hacía unas traducciones (por trabajo) y conversábamos.
A pesar de que tenía programas para la noche, me quedé en casa a dormir.

El sábado al mediodía partimos al Mollar y a Tafí. Yo manejé el auto de Lu y llegué bastante stressada. Hubo mucho alcohol (yo no tomé) y mucho cigarro (hasta la asfixia) Todos estaban desvelados (fusilados) menos yo, que era la única que había dormido. Nos tocaron dos días divinos. Pude leer, tomar un pelín de sol, comimos asadito, jugamos a las cartas. En un momento dado nos escapamos con Lu y nos fuimos a Tafí a dar una vuelta y tomar un heladito.
A la vuelta paramos en el Dique en donde estaba Atilio haciendo windsurf con otros chicos que hacían skisurf (o algo así).
Unos paisajes infartantes, un día espectacular. Sol, nubes, viento, calor, fresquito. Un mixture divino.

Ayer a la tarde fui a lo de mi abu a tomar mate. Le dije que aprovechara que estaba yo para bañarse y atarse el pelo. Bajé a hacer compras para cocinarle. Compré para dos tartas, de atún y de choclo (maíz). También quería hacerle hervir verduras. Sino, ella come siempre comida comprada.
Cuando subí, descubrí que la caja de la leche para la bechamel perdía. Shit. No tuve ganas de bajar a reclamar. Cambio de planes, comimos pasta. Las tartas quedan pendientes.

Hoy al mediodía vendrá Mercedes a comer.

No hay comentarios.: