martes, agosto 10, 2004

Hoy llegó Ire desde Barcelona. Aún no la ví, pero sé que ya está entre nosotros.
Le van a tocar unos días de calor impresionante pero bueh, supongo que a ella, que estará on holidays, no le importará tanto.
Ahora me voy a buscarla.

Tengo un dolor super fuerte en el pie derecho.
Hará casi un mes que noté que tenía dormida la parte derecha del pie, con uno o dos dedos. Yo, la doctora, se lo atribuí a un pinzamiento a nivel lumbar (me lo dice la intuición, of course). Hasta ahí, bien. Pensé que se me iba a pasar pronto. De hecho, la zona afectada se ha reducido y la intensidad también (o será que me he acostumbrado??) El tema es que ahora, hará unos 10 días, me duele, en la parte derecha del empeine. En estos últimos días el dolor ha ido incrementando pero ayer cuando me acosté ya era demasiado. No me dejaba dormir. En realidad, cuando más me duele es cuando me acuesto. Si sigo iré al médico.

Me odio por no haber puesto el aire acondicionado el año pasado, cuando tenía el dinero.
En realidad noto que cada día me vuelvo más caprichosita. Es que odio la humedad y aquí es como en Tucumán, super húmedo, con la diferencia de que las tiendas, los bares, etc, no están preparados ya que el turismo lo que quiere es sentir el calor y el sol en la piel. Ninguno se metería en el aa.

No hay comentarios.: