lunes, agosto 16, 2004

Ayer hablé por teléfono con todo el mundo.

Mi abu ya está mejor del espasmo bronquial que la dejó agotada. Todavía no habla demasiado y se agita un pelín.

Mamá está asistiendo a una terapia cognitivo-conductista. Me tuve que morder para no dar mi opinión.

Sofi me contó que Virgilio y su familia se piensan quedar en Tucumán.
Fueron a gestionar el visado porque por fin, después de años de lucha, le habían dado el permiso de trabajo y residencia. Estando ahí le ofrecieron un trabajo buenísimo, algo así como estar a cargo de todos los postgrados que se dictan en una institución (no me acuerdo cual).
Después de mucho meditar han decidido cambiar un espectacular trabajo en Bcn por otro, también espectacular, en Tucumán.
Un balde de agua fría. Que sea para bien.

Solana estaba almorzando en Marcos Paz y por suerte la encontré.
La escuché super contenta. Está a full en el sanatorio porque sus jefes están en Europa por unos temas del Ministerio y ella se ha quedado reemplazándolos.
Le he contado de mi proyecto sobre el balón intragástrico. Me ha dicho que un doctor que yo conozco (en realidad, jugaba al golf con papá) se lo ha puesto y que está super flaco. Le he pedido que me averigüe el e-mail para ver si me cuenta su experiencia y/o me da algunos consejillos.

A Mercedes la han tenido que operar del codo la semana pasada. Cuando se cayó de la escalera se había quebrado el hombro izq y la muñeca derecha. Lo que no se dieron cuenta era de que también se había quebrado el codo. No comments. El tema es que el sanatorio se hace cargo de todo y que probablemente le sacarán el yeso (?) de la derecha esta semana. Está feliz.

Por la noche Ire me invitó a comer al puerto. Fuimos al Nashville y después tomamos un heladito. Lo pasamos super bien.
Me ha dicho que si decido colocarme el balón en Cormillot me quede en su casa los días posteriores, hasta recuperarme. Ella, para entonces, ya estará de vuelta en Argentina y vive a 15 cuadras de la clínica.

No hay comentarios.: