lunes, mayo 31, 2004

Recomiendo la no lectura de este post. Sólo me sirve a mí a modo de catarsis.

Ayer tuve otro problema con mi tía, porque ella se caga en el mundo. Daré a continuación sólo dos ejemplos de su egoísmo pero, en realidad, los eventos de este tipo se suceden uno tras otro.

El sábado íbamos a la playa. Yo había hecho el esfuerzo porque desde que llegó ella no había podido ir pero hubiera preferido quedarme en casa, descansando.
Teníamos que pasar a buscar a otra gente.
Ella se tenía que cambiar y después iríamos a casa para que me cambiara yo. Me tenía esperando hacía más de media hora en lo de mi papá y la paciencia se me estaba acabando.
De repente veo que en lugar de ponerse el traje de baño se HACE UN TÉ. No podés salir sin tomar té???? Si también llevás el mate, qué necesidad tenés?. Nos están esperando, no lo entendés?? Te resbala, no?? Sos una puta egoísta.

No le dije nada y me fui a mi casa a cambiarme, para después tener que volver a buscarla. Total, a ella le importa una mierda que yo tenga que irme y volver por su culpa.

Ayer, peor.
Organizamos un burako a las 4 porque desde que llegó rompe las pelotas con el burako. La llamo a las 12:30 para que esté lista a las 3:50 que la pasaría a buscar (más de 3 horas, no?).
Mi hermana deja de dormir la siesta (yo también). Mi cuñado se levanta a lavar los platos y limpiar las escaleras (las dos tareas que le tocan) para que esté todo limpio cuando vayamos. Yo me visto a las apuradas y salgo a las 3:40 a buscar el coche. Me suena el móvil. Era para decirme que Anahí decía (no se animó a llamarme) que fuera a las 4:15 porque ella no estaba lista y se quería bañar.
No podías decírmelo antes??? No te diste cuenta que yo ya estaría de camino???
Tenía ganas de matarrrrrrla. No sabía qué hacer. No la podía llamar porque mi padre estaba durmiendo y lo despertaría. Me puse loca de la bronca. Esperar en el coche 25 minutos no era buena idea. Mejor volver a casa y esperar sentada.
Ese tiempo me sirvió para relajarme un poco, sólo un poco.
Si hubiera sido por mí la dejo en su casa pero como había más gente implicada traté de tranquilizarme. Conté hasta 250 millones y volví a buscarla.
Sube al coche y no me pide ni perdón ni nada. Empieza a hablarme de cualquier boludez. Yo me caliento mucho pero me controlo (estaba irreconocible). Le pregunto si no piensa disculparse. Ella, como si nada. Le explico un poco pero no demasiado porque sino me iba a enfurecer nuevamente y no iba a poder controlarme.

Le he dicho que si otra vez yo paso y ella no está abajo, yo sigo de largo, sin importarme que se quede bañadita y cambiadita. Así de fácil.

Me he jurado a mí misma que de ahora en más me va a importar una MIERDA si sale o no sale, si conoce o no conoce. Así como ella se caga en los demás, yo me cagaré en ella.
Espero cumplirlo.

No hay comentarios.: