viernes, mayo 21, 2004

.
Esta semana trabajamos bastante porque con el tema de la boda habíamos descuidado la empresa un pelín.

Hemos levantado varios pedidos por Menorca, a pesar de que la temporada está malísima (por ahora). Yo tengo esperanzas de que se revierta.

Hoy llevé el coche a Simon para que me cambie las pastillas de freno. Tuve que dejárselo y no pudimos visitar los clientes que teníamos pensados. Ni lerda ni perezosa, me encaramé al coche de papá y partí a Ciutadella a entregar algunas cosillas.

A la vuelta, como ya eran las 2:30 y ninguno de los dos teníamos nada para comer en casa, nos fuimos a almorzar. De paso buscamos el coche del taller. Me cobró 72 euros por cambiarme las pastillas, estará bien?? También me dijo que el cambio de aceite sería unos 50.

Me autodecreté cansada y dormí hasta las 6 p.m.
Mañana tampoco trabajaré por la mañana, con la excusa de la boda. En cambio, lo haré por la tarde, para dejar todo listo. Eso es lo bueno de ser autónomo y no cumplir horarios, uno puede mover un poco las fichas a su antojo (en la medida de lo posible).

No hay comentarios.: