miércoles, enero 22, 2003

No anduve escribiendo pues me encontraba un poco liada.
Mi casa es un quilombo porque estamos pintando el living y nos está llevando más tiempo del previsto. Todo es un desastre. Estoy agotada y con una ampolla en el dedo, ni hablar de la espalda. Lo peor del caso es que todavía me queda la mitad del techo.
Mañana no pintaré nada y descansaré, sino no tengo tiempo ni para lavar los platos. Vivo corriendo de aquí para allá.
Pero no me quejo, está quedando muy bien, aunque hubiera preferido otro color y no tener que hacerlo yo, pero se hace lo que se puede.

No hay comentarios.: