domingo, enero 19, 2003

Hace días que se me ocurrió una idea un tanto descabellada: poner un bar en donde no se pueda fumar. Hasta tengo el nombre. Cuando hoy se lo comenté a mi padre y a mi hermana, les gustó la idea.
Hay muchísimas veces en que dejo de salir porque me resulta desagradable el olor a cigarrillo de los bares españoles. Es distinto al de Argentina. Al volver a casa la ropa apesta, el pelo también. Apoyás la cabeza en la almohada y puaj!!!, qué asquete!!!.
Me encantaría que hubiera un lugar en donde uno pudiera sentarse a leer el diario, un libro, escuchar música, escribir una carta, tener una buena charla....pero sin asfixiarse!!!.
Ya sé, tal vez sería un fracaso (es lo más probable), pero quién sabe...
Si hay algún inversor dando vueltas, podemos charlarlo. :)
Menorca es un buen lugar para el bar. Reserva de la Biosfera. Ecología. Yo me arriesgaría....

No hay comentarios.: